Los malcriados de tus padres

2015 pero escribiré en presente.

9 de la mañana. Abancay. Vamos en la 8 para ser más exactos. Estacionados en Grau, el conductor aprovecha el tráfico, ausencia de municipales y deja subir a una familia (mamá, papá y un niño de aproximadamente 12 años) por la puerta trasera. La señora pide el asiento -vocifera- nadie parece hacerle caso. Frente a ellos un joven duerme apoyado en su mochila, la cual reposa repleta sobre sus piernas. Lo despierta para pedirle el sitio.

El joven despierta y explica que lleva botellas en la mochila. Muestra el paquete adicional que tiene apoyado sobre el piso del carro. “Si me levanto, las botellas podrían romperse y no podré venderlas” advierte. La señora insiste “vengo con un niño o no te das cuenta”. Su esposo la “defiende” déjalo muy cansado estará además de ciego es malcriado, si se cae el bebé será su culpa dice con tono lastimero.

El bebé en mención va trepado de la ventana cual macaco, trata de abrir un paquete de galletas. Bota la envoltura por la ventana y se queda con el contenido entre las manos. El niño muele las galletas con destreza y los restos los verte sobre la camisa del joven dormido. Su padre observa y parece no importarle, su madre le sonríe con una especie de complicidad.

El chico duerme y no presiente lo que sucede. La madre se ríe. El esposo advierte bajamos en El Hueco. Pero aún falta y tenemos que soportar el espectáculo del niño. En cada bache grita, patea los asientos, pregunta cada dos minutos a qué hora bajarán, su padres siguen buscando un asiento como si de un recién nacido se tratara y el paquete de galleta ha servido para alimentar a los bichos del carro.

Debe ser un espectáculo común me pregunto pues nadie parece indignarse, yo suelo pelearme siempre cuando veo una injusticia pero hoy no. Llevo casi un día sin dormir y debo trabajar. Estudio periodismo y me gano la vida escribiendo en un diario. Desde Villa María al Centro de Lima el viaje no es ligero, aún no desayuno y lo más probable es que hoy desayune-almuerce pues tengo más sueño que hambre.

La flojera me invade pero voy parada. Mientras el carro avanza me pregunto ¿Por qué victimizarnos? ¿Por qué un niño es sinónimo de asiento? Ser mujer me hace acreedora a un espacio en el bus. ¿Pagar mi pasaje me da el derecho de gritar a otro? ¿Tener mi familia me hace más respetable? ¿Ser varón es sinónimo de que tu asiento es el mío?

No críen a sus niños inútiles, que aprendan a saludar, agradecer, pararse bien en un bus, callarse cuando es necesario, preguntar si es debido y sobre todo a respetar los derechos de los demás. Un niño de 12 no es un bebé por ninguno de sus lados. Pedimos igualdad de género, valores al mundo y todo lo que necesitamos aprender viene de casa.

Si ves una situación parecida a la del bus no seas cómplice. Yo por mi parte prometo no hacerlo más. Juanito si algún día lees esto, tranquilo no eres tú el malcriado. Los malcriados son tus padres.

Autor: mabelobando

Como mucho, duermo poco. Alcohol para matar las penas. Odio el cigarro pero a veces fumo uno. Tengo sangre de chocolate, un perro, jeans rotos y una cámara. No quiero parecer hípster.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s